Mi hijo tiene “cólico”

La experiencia profesional te enseña multitud de cosas, unas son más útiles que otras, pero siempre aprendes algo. Bueno, pues una cosa que no sabía hasta que no empecé a trabajar es que ¡diarrea y cólico son sinónimos!, en realidad creo que no lo son, pero hay mucha gente que los usa indistintamente. Sea como fuere entremos en materia: gastroenteritis.

           La gastroenteritis es una infección del tracto gastrointestinal, una infección, y como se que me leéis atentamente ya sabéis que básicamente tenemos dos posibles infecciones: virus y bacterias, efectivamente aquí también. Sin liarme mucho en el cómo, os diré que cuando el germen llega a nuestro intestino altera la funcionalidad de las células o directamente las lesiona alterando la absorción y provocando pérdida de agua y electrolitos, en el caso de que la lesión producida sea intensa también podemos llegar a ver moco y sangre, no os preocupéis, no tiene porque estar ligado con una mayor gravedad.

        Como ocurre casi siempre los virus son los principales responsables, por tanto no hace falta ya que os diga que podéis hacer con los antibióticos… efectivamente, olvidaros de ellos. Nuestro objetivo como padres es ayudar a que nuestro hijo esté lo mejor hidratado posible para que pueda combatir la infección, por tanto la clave del manejo de una gastroenteritis será la HIDRATACIÓN. He de reconocer que los padres cada vez estamos mejor formados, no obstante no puedo tratar el tema de la hidratación sin pararme un segundo en comentar la famosa bebida para deportistas, lo haré lo más fácil posible: como he dicho antes la alteración de la función del intestino hace que perdamos agua y electrolitos, lo mismo que cuando sudamos pero a la vez totalmente diferente, pues los electrolitos que perdemos son distintos, por ello la composición de esa famosa bebida no va a cubrir las necesidades de electrolitos de una diarrea, y además va a aportar un exceso de glucosa que puede agravar la diarrea por un aumento de pérdida de agua (diarrea osmótica). Por tanto NO uséis esas bebidas para hidratar a vuestro hijo, para ello disponéis de sueros de rehidratación de diferentes colores, sabores, formatos…

          El manejo por tanto es obvio en caso de que solo exísta diarrea: hidratación, hidratación e hidratación. Puede además que vuestro pediatra opte por asociar algún probiotico (“flora bacteriana buena”) para intentar volver a la normalidad lo antes posible. Lo que si está más que demostrado es que después de hidratar a vuestro pequeño y tan pronto como sus ganas lo permitan hay que reiniciar la alimentación. Una alimentación precoz acelera la recuperación, y más aún si es variada y equilibrada, evitando dietas muy restrictivas a base de arroz y manzana, así que ya sabéis, hidratarlo rápido y alimentarlo sin forzar y de manera variada. Y, por supuesto, si está con lactancia materna seguid con ella aumentando la frecuencia de las tomas si es necesario.

          ¿Y qué pasa si vomita?. En la mayoría de los casos es suficiente con dejar descansar a vuestro hijo alrededor de una hora y comenzar a hidratarlo poco a poco, con pautas que llamamos de tolerancia, pequeñas cantidades de suero de rehidratación cada 5-10 minutos, si tras 1-2 horas no ha vuelto a vomitar seguir como en el párrafo anterior.

           Aunque he comentado que las gastroenteritis virales son las más frecuentes también existen gastroenteritis bacterianas. Las podemos sospechar cuando asocian fiebre alta, sangre en las heces, dolor abdominal intenso… Aunque parece que asustan más debo insistiros que la gran mayoría curan siguiendo la misma pauta explicada antes, por regla general tampoco está indicado el uso de antibióticos, es más, el uso inapropiado puede ser incluso perjudicial (favorece resistencias, acordaos de león, hace que algunos gérmenes queden por más tiempo en el organismo…). En el caso de que se sospeche una gastroenteritis bacteriana vuestro pediatra os pedirá un cultivo de heces, por si el pequeño no evoluciona bien o la infección se prolonga saber que antibiótico poner para obetener el mayor beneficio.

         ¿Cuando acudir a urgencias?. Naturalmente debéis consultar si veis que vuestro hijo no se encuentra bien, a veces el número de diarreas o vómitos provocan una pérdida excesiva de líquidos llegando a la deshidratación, inicialmente lo notaréis porque vuestro hijo no querrá jugar, estará somnoliento, ojeroso y con la boca y lengua muy pastosa. También debéis consultar si vomita mucho en poco tiempo no permitiendo realizar en casa la pauta descrita de reposo-tolerancia, el riesgo de que se deshidrate será alto y el pediatra podrá usar algún médicamento para tratar esos vómitos. Si vuestro hijo se encuentra bien pero presenta algún síntoma de los que hemos llamado sospechoso de gastroenteritis bacteriana o la infección no cura en 5-6 días también es conveniente que lo llevéis al médico, no necesariamente a urgencias, pedir cita con vuestro pediatra, es el que mejor conoce al niño y sabrá perfectamente como estudiarlo y tratarlo en caso necesario.
Pues esto es todo. Espero os haya resultado ameno y útil,l el tema tratado, como siempre quedo abierto a vuestras opiniones y dudas. ¡Feliz Semana!

2 comentarios en “Mi hijo tiene “cólico”

  1. Muchas gracias !! Muchas veces los padres nos ahogamos en un vaso de agua , así que las ” dolencias” normativas así explicadas nos tranquilizan y proveen de herramientas para poder solventarlas a la mayor brevedad posible. Gracias!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s