“La Leche”

Vamos a hablar de la leche, un alimento fundamental que nos acompaña desde que nacemos y nos plantea numerosas dudas durante el crecimiento de nuestros hijos. Antes de comenzar, me gustaría dejar claro que este tema daría para una tesis doctoral, pretendo únicamente exponer mi opinión personal, fundamentada como siempre en evidencias científicas e intentando ajustarla siempre a la práctica del día a día como padres.

 

La leche va a ser el alimento principal de nuestros niños durante todo su primer año de vida, y el alimento exclusivo durante los primeros seis meses, así como suena, no hace falta darle nada más que leche durante los seis primeros meses, siempre como norma general y siendo flexibles (se puede probar algún alimento antes de esa edad, pero no es necesario). Sin pretender que nadie se sienta mal ni se culpabilice por ello tengo que dejar claro que la mejor leche en este periodo es la MATERNA, sin más, tanto nutricionalmente como vehículo de transmisión de inmunoglobulinas (defensas), no hay nada mejor, por eso los que me conocen saben que intento potenciar la lactancia materna desde la consulta, en la mayoría de los casos es posible y satisfactoria para madre e hijo. En aquellos casos en que no se de lactancia materna, por el motivo que sea (ya hablaremos de ella en más profundidad otro día), existen leches artificiales (elaboradas a partir de leche de vaca), que varían su composición para adaptarse a las necesidades nutricionales del niño, así en este periodo tendríamos las leches de inicio hasta los seis meses y de continuación hasta el año.

Durante los primeros 6 meses, en caso de dar lactancia materna nos olvidamos de las cantidades, el niño mamará a demanda y de manera natural obtendrá la cantidad de leche que necesite para crecer sano. Es muy posible que sigan haciendo muchas tomas a pesar de pasar los meses o que tengan rachas en que sin saber porqué aumente la frecuencia de las tomas, no os preocupéis, disfrutad de la lactancia (cuando pase no volverá) y ponéoslo al pecho cuando os lo pida. En caso de dar lactancia artificial se puede regular un poco más el cuando y el cómo, aunque hay niños que toman los biberones un poco a demanda y variando la cantidad en cada toma, por regla general aumentaréis la cantidad de biberón conforme crezca el pequeño (fijaros en como tolera la cantidad que le dais y en como se encuentra de sano y de peso, dos niños de la misma edad van a necesitar cantidades de leche diferentes para crecer igual de sanos).

A partir de los 6 meses, iremos introduciendo la alimentación complementaria (tema a parte, jeje) pero la leche seguirá siendo el alimento principal, si es leche materna la cantidad se seguirá regulando sola y poco a poco el pequeño irá probando nuevos alimentos y comiendo más “sólido”. En caso de empezar con leche de continuación tendremos que asegurar en este periodo una ingesta mínima de 500 ml al día para cubrir las necesidades.

 

A partir del año de vida, la leche sigue siendo un alimento muy importante, y lo será durante la infancia de nuestros hijos, ya que tiene una gran variedad y densidad de nutrientes, con un equilibrio excelente entre proteínas, grasas e hidratos de carbono, y supone un gran aporte de calcio de fácil asimilación. Mi recomendación es (por supuesto además de seguir con lactancia materna) continuar con una leche adaptada a la edad del pequeño, continuación o crecimiento, unas 2-3 raciones al día (equivalencia de una ración en diferentes lácteos – anexo 1). Además a partir del año podemos dar otros lácteos como son yogures, quesos, quesitos… A partir de los 2 años aconsejo hacer la transición a cómo tomará la leche durante el resto de su infancia, por tanto debemos ir olvidando los biberones (por favor no eternicéis los biberones hasta los 4-6 años, no le hacéis ningún bien a vuestro hijo) e iniciar una leche de vaca ENTERA (nada de leches desnatadas o semidesnatadas).

Durante el resto de su infancia las recomendaciones de ingesta de leche se mantendrán en 2-3 raciones al día, excepto durante la adolescencia,  donde el crecimiento se acelera por lo que se recomiendan de 3-4 raciones al día, jugando con los diferentes tipos de lácteos y, salvo recomendación justificada por vuestro pediatra, ofreciendo leche entera de vaca.

 

 

Como os he comentado al inicio, este es un tema muy amplio, y tampoco quiero hacer una entrada demasiado larga que en vez de informar aburra, por tanto quedo a vuestra disposición para intentar resolver dudas que puedan surgir. Feliz semana a todos.

Anexo 1 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s